Inicio > manifiesto > Igualdad de Género frente a la crisis económica

Igualdad de Género frente a la crisis económica

For English version, follow this link

Las personas y entidades que suscribimos este manifiesto expresamos nuestra preocupación:

La crisis económica actual evidencia el fracaso de un modelo de crecimiento desequilibrado, a la vez que proporciona la oportunidad histórica de revertirlo. Para ello es necesaria la contribución de todas las personas, así como la planificación, utilización y distribución equitativa de todos los recursos. Sin embargo, los gobiernos y organismos internacionales están reaccionando conforme a una imagen de la sociedad que no es la de hoy en día, lo que impide afrontar correctamente la situación de emergencia global en la que nos encontramos.

En España, en contra de lo que parecen sugerir algunos titulares de prensa, la tasa de paro femenina sigue siendo mayor que la masculina. Además, las mujeres siguen siendo amplia mayoría en las categorías más precarias, tanto de empleo (temporalidad, tiempo parcial, subempleo), como de desempleo (larga duración, sin empleo anterior, sin prestación de desempleo). Sus ingresos y sus pensiones son mucho menores y en muchos casos inexistentes, a pesar de que trabajan muchas más horas en total; sus tasas de pobreza son mucho mayores. En definitiva, la situación de las mujeres es dramática, pues según la crisis se generaliza a todos los sectores son las personas peor situadas las que más la sufren.

Los medios de comunicación resaltan la desoladora cifra de los 820.200 hogares en los que todas las personas activas están en paro, identificando estas situaciones con las de hombres ‘cabezas de familias’ con mujeres y niños ‘dependientes’, pero esta idea ya no se ajusta a la realidad. Detrás de esta cifra hay, además de hombres, muchas mujeres que, en todo tipo de hogares, desean incorporarse al empleo y están sobradamente preparadas para ello.

Ante la falta de recursos en las AAPP, los servicios públicos se ven seriamente afectados, recortándose los presupuestos de educación, de salud, de servicios sociales, de integración cultural, de fomento de la igualdad de género. Al mismo tiempo, las familias se ven sin medios económicos. Todo esto repercute especialmente sobre las mujeres a través de dos vías: por ser mayoría entre las personas necesitadas de asistencia y por ser las que suplen en el ámbito familiar la carencia de recursos.

Las medidas de apoyo al empleo se concentran en los sectores de la construcción y del automóvil; así como en asegurar las prestaciones a las personas afectadas por expedientes de regulación y a las personas que disfrutan y agotan la prestación de desempleo. Sin embargo, no se encuentra mención alguna al impulso del empleo femenino ni a la protección de los colectivos de desempleados más vulnerables y compuestos mayoritariamente por mujeres.

En resumen, los recursos disponibles para las situaciones que afectan a las mujeres disminuyen, y si se habilitan mecanismos extraordinarios es sobre todo para paliar situaciones que afectan más a los hombres. Aún persiste el discurso de lucha contra la violencia de género, pero los recursos para los servicios de atención se limitan, a pesar de que con la crisis aumentan los comportamientos violentos y disminuyen las posibilidades económicas de las mujeres para escapar de ellos. Y cuando estábamos llegando a acometer la prevención del delito, existe el riesgo de que el proceso de paralice.

Se han paralizado las reformas legales para fomentar la corresponsabilidad (como la ampliación del permiso de paternidad), mientras que se siguen potenciando las excedencias por cuidado y, como novedad frente a la crisis, se anuncian nuevas medidas de fomento del empleo a tiempo parcial.

El desarrollo de los servicios públicos no tiene prioridad en las medidas anti-crisis, a pesar de las partidas de gasto que se están dedicando a inversiones. La inversión pública masiva, necesaria para crear empleo y reactivar la economía, proporciona una oportunidad única para reconstruir la infraestructura social, para universalizar los servicios públicos de educación infantil y atención a la dependencia, para mejorar el sistema de salud, de educación, de servicios sociales, para promover el deporte y la cultura, para cuidar el medio ambiente y detener el cambio climático. En todos estos sectores se pueden crear muchos empleos y, puesto que están subvencionados con fondos públicos, se pueden poner condiciones para maximizar su utilidad social. Se puede exigir que todos los proyectos sean ecológicos, que fomenten la igualdad de género y que aumenten la cohesión social, pero no se está haciendo.

En los planes aprobados ha desaparecido el (preceptivo) informe de impacto de género.

Anuncios
Categorías:manifiesto Etiquetas:
  1. begoña san jose
    marzo 2, 2009 en 4:07 pm

    No logro firmar. me dice que “paciencia”

    • feminismoantelacrisis
      marzo 3, 2009 en 9:32 am

      Sí, estamos a la espera de que autoricen la recogida de firmas … a ver si finalmente hoy se puede empezar a firmar,

      Saludos

  2. marzo 4, 2009 en 8:50 am

    Encuentro priroritario la eliminación de cualquier forma de homicidio femenino en cualquier parte del planeta, y erradicacion de la pobreza, para poder hablar de desarrollo sostenible y equilibrado mundial y terminar con la falta de justificación de no corresponsabilidad de los hombres en tareas domésticas y educativas, para el desarrollo de la sociedad. Computo del trabajo no remunerado YA. Basta de invisibilizar y no valorar estas tareas que representan el 60 % del PIB mundial.

  3. An
    marzo 4, 2009 en 12:11 pm

    Gracias por esta iniciativa.
    La crisis no debe de ser una excusa para una regresión en el camino hacia la igauldad real, Al contrario.

  4. marzo 5, 2009 en 5:53 pm

    Hoy más que nunca es necesario exigir la aprobación a nivel estatal de una Ley Básica de Servicios Sociales que garantice igual derechos a todas las personas donde quiera que vivan, evitando que la reivindicación necesaria de la Ley de Autonomía Personal nos impida ver que es urgente la defensa de un Sistema Público de Servicios Sociales para que sea real un Estado del Bienestar igualitario.

  5. libertaria
    marzo 10, 2009 en 9:21 pm

    Ojo con las medidas contra la crisis del Sr. Camps en el Pais Valencia. Somos la comunidad autonoma mas endeudada y ahora nos sale con un plan contra la crisis, 203 € por habitante. Evidentemente esto reducira aun más las inversiones para educación, la atencion a la dependencia, salud y servicios sociales. El desarrollo de estas areas son fundamentales para desarrollar politicas de género.

  6. ana
    marzo 10, 2009 en 10:01 pm

    Totalmente de acuerdo con lo que dice el manifiesto y añadiría renta básica para l@s que no reciban renta por trabajo doméstico, cuidado de familiares o subsidio de desempleo.

  7. Maite
    marzo 12, 2009 en 12:59 pm

    Estamos de acuerdo con su reinvidicacion de un Sistema publico de Servicios Sociales independiente de los existente en las autonomias, (provocando desigualdades en todo el territorio español. Nosotras tenemos en nuestro poder cerca de 14000 firmas de 140 asociaciones en especial de Andalucia, ( se empezo la campaña en 2002, para réclamar un équiparamiento a los paises de la C.E de los servicios basicos sociales a todos los español. Se sabe que España es el péniultimo en gastos sociales de toda la communidad españoles. Tiene un porcentage muy BAJO del PIB por lo social. PROTESTAMOS JUNTOS,….ES EL MOMENTO GRACIAS POR LEERME. mAITE

  8. Marisol López
    abril 7, 2009 en 9:09 am

    ¿Dónde hay que firmar?

  9. agosto 25, 2009 en 2:11 am

    nos unimos a esta propuesta de exigir la solucion para las mujeres, que no estamos comprometidas con la crisis, sino que aún más, somos las que siempre lo sufrimos y buscamos miles de formas de superarlas.
    saludos esta valiente propuesta y esperamos que muchas m,ujeres se unan y tambien los hombres que sufren esta opresion y su propia opresion y que buscan superarla junto al mov. de mujeres y de feministas
    zoila

  10. octubre 14, 2009 en 7:13 pm

    En el texto se hmenciona la necesidad de revertir el modelo de crecimiento.Tanto desde elfeminismo como desde la izquierda en general no se ha hecho mucho caso al decrecimiento y debería formar parte del equipaje de deconstrucción de las estructuras patriarcales.

    No es fácil ordenar el decrecimiento, pero es una apuesta necesaria.

  1. marzo 31, 2009 en 11:47 am
  2. septiembre 1, 2009 en 1:43 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: